Translate

jueves, 10 de octubre de 2013

QUIZÁS MAÑANA LA PALABRA AMOR... - JORDI SIERRA I FABRA

Dora escucha cómo las puertas del psiquiátrico se cierran tras ella. Sabe que todavía está en la cuerda floja, como le recuerdan las marcas de sus muñecas. Necesita tiempo para ella, para asimilar lo que pasó, lo que la llevó a esa situación a la que está empezando a sobrevivir.

Hilario sabe que todo el mundo tiene secretos. Pero los suyos pesan como una losa. Todavía no sabe si ayudando a los demás se está ayudando a sí mismo. Necesita tiempo para él, para asimilar lo que pasó, aquello que le llevó hasta Dora.


Lo cierto es que, si me he animado con esta lectura, ha sido por la firma que la acompaña. Y es que hace tiempo me propuse leerme los libros escritos por Jordi Sierra i Fabra, pues los que había leído por aquel entonces me había gustado bastante. 

Lo cierto es que probablemente no haya escogido bien el día para su lectura. Puede que sean cosas mías, pero siempre he tenido la hipótesis de que el mismo libro no gusta de idéntica manera en una circunstancia que en otra. Y tal vez el momento seleccionada para su lectura no haya sido el idóneo, pero lo cierto es que me ha parecido una historia muy triste. No una de esas historias, como diría una amiga mía, de pena de llorar, de esas que hacen que se te escapen las lágrimas a manojos, pero sí bastante decadente. Y no es que no me lo esperase, pues título, portada, e incluso la sinopsis que acompaña al libro, me resultaron muy nostálgicos desde un primer momento. No sé, como esas veces en las que inevitablemente te alcanza un sentimiento sin saber muy bien porqué ni puedas hacer nada al respecto, simplemente está ahí. Y, en este caso, ese sentimiento era la melancolía, la nostalgia. 

La trama no está mal, no tiene un mal argumento, pero lo que podría haber sido una historia de superación y esperanza, se ha quedado en un recuerdo constante de una pena pasada. Y, aunque sigue estando ahí la cosa de que todo va a mejor, es muy deprimente. Aún así, es extraño, pero a pesar de la tristeza que vemos reflejada en sus páginas, no es un libro que se haga pesado ni que cueste trabajo leer, no es que enganche demasiado, es más, prácticamente desde el principio sabes que es lo que va a pasar, pero tampoco te resulta un problema seguir avanzando en tu lectura. 

Está narrado en tercera persona, mostrándonos los puntos de vista de los dos protagonistas, las historias paralelas que ambos han vivido y lo que pretende ser un misterio no resuelto hasta el final, aunque se le van viendo venir los tiros, a pesar de que al principio nos encontremos un poco descolocados al respecto, nos podemos imaginar qué es lo que ha pasado.  Los personajes no están muy conseguidos, no me he llegado a encariñar con ninguno de los dos. Y ese rollo que se traen de huir siempre el uno del otro se me ha hecho raro y un poco cansino. 

Eso sí, si tiene algo bueno el libro es que se lee en muy poco tiempo y, ese tiempo que pasas leyéndolo, estas realmente entretenido. Además, cuenta con varias frases bastante interesantes y algún que otro diálogo reseñable. 

En general, decir de este libro que es como una película de antena 3, que la ves y no te arrepientes, pero no perdura demasiado en la memoria. 


1 comentario:

  1. Pues yo si suelo arrepentirme de las cutrìculas de Antena3

    ResponderEliminar

¡Gracias por Comentar!